Frida azul

“Donde no puedas amar, no te demores”. Quizá no sea la frase mas emblemática. Pero si escuchas (o lees) “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas pa’ volar?” ahora sí nos ubicamos   ¿verdad?

El mes pasado les comenté que fui a la famosísima casa azul de Frida Kahlo. Una visita obligatoria para los amantes del arte. Aunque su producción pictórica no sea numerosa, su dolorosa vida, y la canalización de la misma a través de los pinceles es lo que, a mi parecer, la han convertido en un ícono de la pintura mexicana. Bueno, no podemos dejar de lado su colorida y folclórica imagen; desde sus trenzas, pasando por sus tupidas cejas y llegando hasta sus tehuanas vestimentas.

Quizá fue el accidente, quizá fue Diego, quizá fue saber que su esposo la engañó con su hermana, quizá fue la combinación de todo. Lo que sí sabemos es que su terapia de sacar el dolor en forma de pinceladas de pinturas ha dado la vuelta al mundo, hasta alcanzar el punto de convertirse en referencia del arte mexicano en el extranjero.

Hasta el día de hoy, la mayoría de sus trabajos están en manos de coleccionistas privados.  El Museo de Arte Gehrke-Remund, en Alemania, posee 123 réplicas licenciadas de las obras  de Kahlo. En México, la casa que la vio nacer y morir se ha convertido en un museo, y es una oportunidad única para comprender mas a fondo cómo su vida influenció sus pinturas.

El recorrido empieza por el patio. Entre el verdor de las plantas y el azul de las paredes, se encuentran pirámides, fuentes y esculturas representativas de las culturas maya y azteca.

IMG_9952

En uno de los edificios podemos apreciar la ropa y accesorios que usaba en su día a día.

No se si ustedes sabían pero, aparte del accidente que sufrió en el autobús cuando tenía 18 años, de niña sufrió poliomielitis, lo que causó que su pierna derecha fuera mas delgada y mas corta que la izquierda.

IMG_9951

En el museo se exhiben también prótesis de pierna donde se puede observar la diferencia de altura en los tacones de los zapatos. Ademas tienen los corsets (y demás aparatos) que tuvo que usar después del accidente que le causó 11 fracturas y 35 operaciones, definitivamente la sección que mas me impactó.

Una de mis salas favoritas es donde hay vestidos creados por diferentes diseñadores inspirados en los icónicos corsets de Frida.

IMG_9950

El otro edificio es la casa donde vivieron Diego y Frida. Es increíble cómo uno puede sumergirse  e imaginar sus vidas. Mi cuarto favorito es el taller, aún están los caballetes con el espejo que Frida utilizaba para sus autorretratos. Los óleos, pasteles,pinceles, mesas y demás objetos te dan las herramientas necesarias para que uno pueda recrear la escena.

Justo después del taller se encuentra el primer cuarto de Frida, el de día. Es un pasillo con una cama, en la parte superior de la misma hay un espejo, el que usaba para sus autorretratos cuando, por su condición, no podía pararse.

Por último, está el cuarto número dos, el de noche. En esta recámara y sobre una mesa encontramos a manera de altar un cofre con las cenizas de la artista.

IMG_9977

Cerca del techo se lee la inscripción «cuarto de María Félix, Frida Kahlo, Diego Rivera, Elena y Teresita, Coyoacán, 1953».

El museo casa azul tiene tanto éxito que, en Alemania, en el mismo Museo de Arte Gehrke-Remund, han hecho una reconstrucción de su patio con la ayuda de antiguas fotos de Frida. El Museo de Frida Kahlo en Alemania

No les detallo mas de mi experiencia porque quiero que ustedes lo visiten y vivan la suya y que, además, puedan compartirlo. Les dejo el link de la página oficial del Museo Frida Kahlo (casa azul). Por cierto, uno menos en la lista de los 148. Si no sabes de lo que hablo, lee este post CDMX con M de museos.

Anuncios