Mi cumpleaños en Mónaco

Lo había planeado un año y medio antes, casi dos. Pasaría mi cumpleaños en Mónaco. No me pregunten las razones, que sí las hay. Por fin llegó la fecha, tomé un vuelo de Madrid a Barcelona, luego de Barcelona a Niza y un tren de Niza a Mónaco. Gracias a Dios la estación de trenes está a 5 minutos del aeropuerto, y que en 20 minutos se llega de Niza a Mónaco. Antes de tomar el tren al principado, y con maleta en mano, me fui a comer algo y disfrutar de la hermosa vista que ofrece la Riviera francesa. Desayunar un croissant en La canne a sucre fue la mejor decisión del día, estuvo delicioso.

IMG_8799

Después caminé hacia la playa y me senté a escribir en el Promenade des Anglais (paseo de los ingleses). Pasaron unos policías, y fue hasta ese momento que recordé que justo un mes antes, en ese mismo lugar donde estaba sentada, había sucedido el ataque terrorista; en el cual un conductor de una camioneta arrasó a cientos de personas en la celebración del día nacional de Francia.

IMG_8800

Sentimientos encontrados. Por un lado, tristeza, de saber que existieran personas que puedan matar a otros en el nombre de Dios, tristeza por las víctimas y familiares de las mismas, tristeza del contraste de la belleza natural de aquella ciudad con la destrucción que causa el humano. Pero también me sentí agradecida de saber que Dios me protegió al no estar en la misma ciudad y en la misma fecha que ese terrorista, agradecida de poder apreciar la belleza del mar y agradecida de un año mas de vida.

Tomé el tren de Gare de Nice Ville y me bajé en Gare de Monaco. Tuve problemas con mi teléfono y no podía comunicarme con Sebastien ni con Karine, los dueños del departamento donde habría de quedarme. Había quedado de encontrarlos a las 12:00 pm y ya tenía mas de media hora de retraso y ni idea de cómo llegar. Al ser un microestado, jamás pensé que me perdería. Por fin, en la parada con el nombre de mi tocaya: Princesse Stepahanie, tomé un autobús que me dejaba cerca de mi destino, y a pesar de mi poco francés y el mal inglés del conductor, logré bajarme en la parada mas cercana.

IMG_8809

Encontré el edificio, pero no tenía idea de qué número marcar en el interphone y ya que por seguridad no aparecen los nombres de quienes viven en el edificio, lo cual suponía una misión imposible. No sabía que hacer, no había casi gente en la calle y además no tengo la fluidez necesaria para formular preguntas en francés. Había intentado con el inglés, pero sin mucha suerte.

Entré a un restaurante, tomé una limonada que me refrescó del calor que había sentido por caminar casi sin rumbo bajo el sol de medio día, y por fin pude contactar con Sebastien y Karine. Desde el principio los dos se portaron super amables y comprensivos por mi impuntualidad. Me mostraron el departamento, los gatos (hermosos y cariñosos) y mi cuarto. Para quien no le gusten los gatos, los felinos tienen su área definida, por lo que no entran al pasillo que da hacia los dos cuartos y el baño, así que no se preocupen.

IMG_8813

Debo decir que las fotografías mostradas en Airbnb no le hacen justicia a la realidad. Por un lado, la cama y los adornos son fieles a las imágenes, pero por otro lado, el cuarto es muy espacioso y muy bien iluminado, algo que no se ve en dichas imágenes. El baño es compartido con otra habitación, pero nunca tuve problemas por ese motivo. Además de que todo está limpio y ordenado. Después del pequeño tour, de mostrarme cómo usar los aparatos y de proveer de todo lo que necesitaba (toallas, llaves, etc) y hasta de lo que no necesitaba (un closet super grande y balcón), Karine me recomendó algunos sitios para visitar, los must see de la ciudad, y hasta me dio tips para mi visita. Me dijo que estaría ocupada trabajando en los días de mi estadía, al igual que Sebastien.

Una parte del balcón da hacia el patio en común con los otros departamentos  y otra parte tiene la espectacular vista de Port de Fontvieille, los yates y Le Palais des Princes de Monaco. De ensueño.

IMG_8811

Después de instalarme en mi hogar temporal, visité el Musée océanographique de Monaco en donde pude tocar, por primera vez en mi vida, un tiburón y fui completamente feliz. Además de la bonita experiencia con el «feroz mamífero» el museo es un lugar espectacular; tan solo por el edificio, pero también por lo que se encuentra en su interior. Y es que, además de todo lo agradable a la vista, su precio también está muy bien, ya que ofrecen paquetes de entrada para el palacio real + el museo, y si adicionalmente resulta que eres estudiante de la UE (como yo en ese momento), recibes un descuento especial.

IMG_8988

Por cierto, el acuario tiene ajolotes (qué cool). Y aunque de los animalitos solo tomé video, sí tomé fotos del stand de información.

Esperaba encontrarme un palacio con una fachada espectacular (gracias Disney por meter esas ideas en mi cabeza), pero me encontré con un edificio bastante discreto, digo, tomando en cuenta que este palacio es la casa de la familia real actual. Al entrar nos dan unos audífonos para un audio recorrido guiado. Y obviamente, por razones de seguridad, no se pueden tomar fotografías del interior. Mi parte favorita es la sala donde se encuentran las pinturas de la familia Grimaldi.

IMG_8911

También visité el Monaco National Musée Nouveau, el cual tiene exhibiciones muy interesantes, una tienda de regalos muy cool y una vista espectacular. Claro que para llegar hasta este lugar tienes que subir una colina que, si la subes caminando, tienes que tener una condición física muy buena. Después me enteré que también hay un elevador.

IMG_8871

IMG_8883

Al siguiente día, y para seguir con el autofestejo de 72 horas, empecé mi cumpleaños con un masaje que había agendado anteriormente en Thermes Marins Monte – Carlo. Desde el momento en que me abrieron la puerta me sentí relajada, la recepcionista me atendió amablemente y me dirigió hasta el cuarto donde recibiría mi tan anhelado masaje. Al hablarle en inglés, me di cuenta que el masajista solo hablaba francés e italiano; después de intentar entendernos, terminé hablándole en español y pudimos concretar una limitada comunicación. A pesar de las dificultades del inicio, disfruté al máximo mi masaje y tuve un día inigualable. Al terminar mi sesión de relajación me fui a pasear por la zona de uno de los casinos mas famosos del mundo, Monte Carlo.

IMG_8976

Después me fui a la playa, Larvotto para ser específica. Aguas de un azul hermoso, aunque lleno de piedras. Mi piel cambió de tono.

IMG_9055

A la hora de la comida disfruté de un platillo exquisito de tofu bañado en salsa roja y picosa de curry, con verduras, y acompañado de arroz en La Note Bleue. Mi paladar me agradeció la decisión.

IMG_9101

Regresé al departamento a bañarme, descansar un poco y arreglarme para salir en la noche. Mi idea era degustar de una cena a la orilla de Port Hercule mientras veía el espectáculo de fuegos artificiales que normalmente se llevan a cabo en el mes de agosto a partir de las ocho de la noche. Pero mi plan se vio frustrado cuando una camarera me informó que ese año no habría espectáculo nocturno, en solidarización con Francia por el trágico evento ocurrido un mes antes en Niza. Lo entendí perfectamente.

En Son of a Bun cené una hamburguesa vegetariana deliciosa por 10 euros. Tan cool como la hamburguesa es el mismo restaurante, con frases únicas que adornan la valla que divide un local de otro.

Otro lugar muy cool es Jack Monaco, donde para culminar la noche con broche de oro, y al enterarse que era mi cumpleaños, me festejaron mis 26 veranos muy a su estilo. Terminé hasta con plumas en la cabeza. La pasé genial.

IMG_9084

Regresé a la cama con un año mas y con el cansancio de un día feliz. La tarde del día siguiente partí hacia Barcelona, no tuve oportunidad de despedirme y agradecer en persona a la pareja que tan amable se portó conmigo y que me abrieron las puertas de su casa. Siempre supe que existía esa posibilidad. Les dejé una nota junto con la llave y mi mas sincero agradecimiento.

De recuerdo me llevé a Madrid: fotos, un lápiz, un collar y el mejor cumpleaños, hasta ahora.

 

Anuncios