100 cosas que aprendí de Madrid / parte 1

100 cosas que aprendí de Madrid o la odisea de una mexicana que se fue a España.

1. Referencias metro. Resulta que si estás buscando una dirección o si has quedado con alguna persona, la referencia será una estación de metro. Ejemplo: ¿Qué te parece si quedamos en el metro Argüelles en la salida a la calle princesa? Porque ojo, las estaciones del metro tienen de dos a cuatro salidas (0 entradas) en diferentes calles.

2. Guapa y cariño. La primera vez que lo escuché fue en Barcelona. Teníamos unos 9 días de haber llegado a Europa, mi mamá, mi hermano y yo, y habíamos pasado unos 3 días, aproximadamente, en España. De camino a la calle diagonal pasamos a un restaurante a desayunar y fue ahí que, al despedirse, la camarera (mesera pa’ los mexicanos) me dijo «hasta luego guapa». No me sonrojé, solo porque tengo un color de piel amarillento, pero de haber sido otro mi tono de piel, se me hubieran puesto rojos los cachetes (mejillas). Le comenté a mi mamá y me dijo «ah si, aquí así le dicen a toda la gente», le contesté que ya lo sabía, pero en mi corazón sentía que no era cierto. Con el tiempo me di cuenta que, como bien me lo dijo mi sabia y hermosa madre, no me estaba coqueteando. Es como la nieve güero, güera de Veracruz, te dicen güer@ aunque no lo seas. Oh well.
3. Hora de comida. Ok, esto es algo sagrado para los trabajadores españoles. Y es que en todos los negocios (bueno no todos, pero sí en la mayoría) tienen un letrero con los horarios de servicio del local. Quizá eso suene normal, y lo es, pero lo que llamó mi atención fue ese espacio de comida y/o descanso que se toman, que va de dos a tres horas. DE DOS A TRES HORAS. No se ustedes, pero esa información tuvo un gran impacto en mi vida.
Les dejo la evidencia.
img_4639
4. Hablan rápido y alto. Creo que no hay mucho que explicar. Puedes escuchar la conversación de dos personas a dos calles (cuadras) de donde se encuentran hablando. Bueno, exagero un poco. Pero de un piso (departamento) a otro, eso sí.
5. Te dan una explicación súper larga de todo, y cuando crees que ya terminaron, nada, aún les falta la mitad. Esto me daba mucha risa, claro, después de un tiempo. Sucede que cuando aún era una mexicana recientemente dejada sola en un continente desconocido, fui a hacer las compras (es decir, comprar despensa) y se me ocurrió la genial idea de preguntar acerca de algo, ni siquiera recuerdo acerca de qué. Oh la desesperación. Es que en serio, les gusta repetir la misma idea, una y mil veces, pero con diferentes palabras. A veces hasta con las mismas, el caso es que si pides una dirección o pides que te expliquen algo, acuérdate de no hacerlo cuando tienes prisa.
6. Se parece al D.F. Perdón, perdón, CDMX. Aún no me acostumbro a ese nombre. El caso es que me recuerda mucho a México. Sus edificios llenos de historia, la ciudad llena de actividades por todos lados, incluso el clima (con la diferencia de que la temporada de frío dura muuuucho mas), aunque probablemente haga mas calor en el verano, ahora que lo pienso, quizá el clima sea más parecido a Monterrey.
7. Su alimentación consiste básicamente en carnes frías, pan y vino. Es como decir que los mexicanos solo comemos tacos. Pero, es que a poco no comemos tacos muy seguido? Bueno pues es lo mismo con los españoles, cada que tienen una oportunidad comen ya sean carnes frías, pan o vino.
8. La mayoría de la gente es de mi estatura hacia arriba, y de mi complexión a súper delgada. Casi no hay obesidad o sobre peso. obviamente siempre hay una excepción a la regla. No me refiero a que todos son super healthy y no hay nadie con sobre peso, sino a que, en general, la complexión es mas delgada. Sumando a eso, que cuidan mucho la cantidad de comida que consumen, que es, por mucho, menor a lo que los mexicanos estamos acostumbrados. Y de la altura, yo mido 1.70, en realidad no son tan altos; de hecho, junto con Francia e Italia, me atrevería a decir que son de los «mas bajitos». Es que si se van un poquito mas al norte de Europa, la gente es altísima. O sea que en conclusión, y en comparación con los mexicanos, la diferencia no es así como que enorme.
9. Son fríos, es su cultura. Aquí la palabra «fríos» va entrecomillada. Lo que pasa es que los mexicanos, y supongo que los latinos en general, estamos acostumbrados a llegar y saludar de beso y/0 abrazar a cualquier persona que se nos cruce en nuestro camino. Bueno, pues los europeos no son así. Ellos son un poco mas tímidos, se toman su tiempo para conocerte bien, y entonces ya conocerás su lado mas cariñoso.
10. El 95% fuma. Es un decir. No es que haya hecho una investigación a fondo ni nada. Pero es que en serio impacta la cantidad de personas que fuman. Sin discriminación de sexo, raza, edad, ni nada de nada.
11. La mayoría de la gene tiene buen gusto para vestir y andan a la moda. Como ya lo mencioné anteriormente, siempre hay una excepción a la regla, y me refiero a «la gran mayoría». No hablo de absolutos. El caso es que la frase, el estilo europeo, en realidad existe. No puedo evitar hacer la comparación, te amo México, pero en general, en España, o al menos en Madrid, la gente sabe de moda. Con esto me refiero a que saben qué ropa les queda mejor a su cuerpo, se visten de acuerdo al clima, de acuerdo al lugar, a la hora, a su edad, a lo que está de moda, en fin, que lo hacen bien.
12. No hay carros viejos, traen modelos recientes. Esto es entrecomillado otra vez. No tuve la oportunidad, o mejor dicho, no le dediqué mucho tiempo a investigar, en parte porque no sabía a quién preguntar y en parte porque no es un tema que me apasione; pero resulta que existe un reglamento de tránsito en cuanto al año de los vehículos que transitan, o algo así, no me pregunten más. Eso sí, son malísimos estacionandose. En verdad, parece que lo hacen a propósito. Y a las pruebas me remito.
img_7003
13. En peatón es primero. Debo decir que esto es algo que extraño mucho. Una vez me pasó algo super divertido, al menos así lo sentí. Iba caminando hacia el metro y tenía que cruzar varias calles, estaba como a la mitad de la cuadra cuando vi que el coche que iba a pasar por la calle que yo debía cruzar empezó a bajar la velocidad hasta detenerse. Yo me quedé así de  ¿es porque voy a cruzar? seguí caminando lo más rápido que pude, y solo hasta que había subido a la banqueta al otro lado de la calle, el coche avanzó nuevamente.
14. Los hombres son guapísimos. La verdad sea dicha.
15. Las mujeres tienen buenas piernas. No se si sea por mi trauma de mis piernas flaquitas, pero es que en verdad, fueron contadas las mujeres que tenían piernas feas.
16. Cobran las bolsas. Jamás olvidaré ese día. Una anécdota mas para contarle a mis nietos, jajaja. Resulta que, el mismo día en que me di cuenta que a los españoles les gusta repetir la misma idea con diferentes palabras, descubrí otro asunto muy interesante acerca del pensamiento del español. Estaba en la tienda, realizando la compra de mis productos alimenticios y de higiene personal; cuando llegué a pagar a caja, lo primero que me dijo la cajera fue: ¿va a necesitar bolsa?
-y yo me que dé así de, este… sí, dos, supongo
-¿grande o chica?
-¿grande?
-son 40 centimos
La verdad es que no recuerdo el precio real de las bolsas, pero no llegan al euro. El punto es que yo no iba preparada psicológicamente para que me cobraran las bolsas, iniciativa que aplaudo y me encantaría que se aplicara en México también. En cuanto llegué a la casa busqué una bolsa de tela que me habían regalado cuando compré unos zapatos, que mi madre sabiamente me había recomendado llevar a España, y gracias a eso me ahorré bastantes euros y contaminé un poco menos. Ah y eso que olvidé mencionar que no hay nadie que te guarde los productos que compraste, cada quien mete las cosas en sus bolsas, algo que también agradezco y que me gustó mucho. De hecho, desde que regresé a México, uso la misma bolsa de tela para meter la despensa. Esa decisión ha tenido reacciones variadas. Algunos empacadores se enojan porque no quiero bolsas de plástico, otros se confunden porque yo llevo mi bolsa y otros me han comentado que han visto algunas personas que hacen lo mismo. Ojalá todos nos uniéramos a esta iniciativa.
17. La gente es honrada. Debo reconocer que, aunque el país se encuentra todavía en una situación de crisis económica, y aunque hay mucha desesperación en aquellas personas que se encuentran en paro (es decir, que no tienen trabajo), es raro encontrar delincuentes o ladrones en la ciudad, y, aunque suene malinchista o racista, la mayoría de las personas que cometen los actos vandálicos son extranjeros.
18. La ciudad es segura. No me canso de decirlo y es de lo que mas extraño de Madrid. Es super SEGURO. Obviamente, como en todo el mundo, hay barrios bajos donde, si una mujer sola anda en la madrugada pues ya no sea tan seguro, pero bueno, en general es una ciudad SEGURA.
19. La gente anda de noche hasta tarde. Y basado en el punto anterior, al ser una ciudad segura la gente puede andar hasta tarde sin preocuparse mucho. Y es que también la fiesta empieza bien noche, pero eso ya lo veremos en otro punto.
20. El himno no tiene letras. Esto es lo mas raro del mundo. De hecho, en el mundo es el único himno nacional que no tiene letras. ¿Por qué? No lo se. Es uno de esos misterios de la vida que quedarán sin resolver por la eternidad.
21. Adaptador y transformador para aparatos eléctricos americanos por los voltios. Esto lo aprendí a la mala y con un susto. Resulta que acababa de llegar a Madrid, todo me pasó en los primeros días, lo se, mi vida allá era toda una aventura diaria. Bueno, estábamos en el hotel, mi mamá, mi hermano y yo. Acababa de salir de bañarme y tenía el cabello mojado, así que tan tranquilamente saqué de la maleta la secadora para secarme el cabello (obviamente); la televisión, el aire acondicionado y la luz estaba encendidos. Justo en el momento en que conecté la secadora, explotó y se fue la luz en todo el hotel. Yo creo que mi corazón dejó de palpitar por unos segundos. Grité y salí corriendo, abrimos la puerta y todo el hotel estaba oscuro. Mi corazón se detuvo otra vez y el estómago se me encogió. Había hecho que se fuera la luz en todo el hotel, tendría que pagar por el daño, EN EUROS, no iba a tener el dinero suficiente. Fueron unos minutos agonizantes, teníamos que avisar en recepción. Mi hermano bajó y en seguida volvió la muchacha. Le explicamos que en cuanto conecté la secadora, explotó y se había ido la luz. Nos dijo que lo que sucedió es normal porque los aparatos eléctricos americanos tienen diferente voltaje, mucho mas alto, lo que causó que se quemara la secadora y que se fuera la electricidad. Bajó y subió la palanca y la electricidad se había restaurado otra vez. Me volvió el alma al cuerpo. Había investigado de las entradas de los enchufes, que es diferente, y había comprado el adaptador, sin embargo no me esperaba que los voltios también fueran diferentes. Al final todo quedó en un susto y en una lección aprendida.
22. Hacen un sonido con la boca cuando están explicando algo. Esto es muy difícil de explicar, no se cómo ponerlo en palabras. Pero cuando están explicando algo, y como que no encuentran las palabras correctas, hacen ese sonidito exclusivo de ese momento. Tendrían que escucharlo y yo les diría ése es, ése es el sonido. Tal vez luego encuentro un video donde alguien haga el sonido, y se los comparto.
23. La gente come poquito (en comparación con América). Bueno, este tema ya lo había comentado anteriormente. Cuidan mucho su figura, tanto que algunos se van al extremo y caen en la anorexia. En México luchamos contra la obesidad y en España, contra la anorexia.
24. La mayoría de los carros son chiquitos. No se si se deba a que están acostumbrados a espacios pequeños o simplemente no les gusten los coches grandes, pero definitivamente la gran mayoría tiene autos pequeños. He aquí una muestra de ello.
img_4251
25. No tienen grandes almacenes como walmart, sams o costco. En México tenemos tanta influencia de Estados Unidos, que estamos acostumbrados a comprar en tiendas del estilo de las antes mencionadas. Pero allá no. No me mal interpreten, tampoco es que no hay ninguna tienda grande, lo que digo es que no hay tantas como en México. Allá la costumbre es de ir a tiendas locales, diariamente, y comprar lo que necesitará para unos pocos días. Y es que, al menos en El Centro, hay muchas fruterías y verdulerías cerca de los departamentos, aparte de supermercados como carrefour. Es un estilo de vida diferente.
Anuncios